Publicado: 17 de Enero de 2020

LA RADIOFRECUENCIA FACIAL

Es un tratamiento de rejuvenecimiento facial sin cirugía, que proporcionan un efecto lifting sin los inconvenientes de pasar por el quirófano.

La radiofrecuencia es un tipo de corriente eléctrica alterna que resulta muy eficaz para tensar la piel. Técnicamente genera un tipo de energía que se usa para elevar la temperatura de los tejidos.

Debido a este calor, estimulamos las células de la dermis (fibroblastos), encargadas de la producción de colágeno y  elastina, despertandolas del letargo en que se sume  en el paso del tiempo, reactivando así sus funciones vitales. Es decir, el calor que les llega por la radiofrecuencia  estimula la creación de nuevas fibras de colágeno y elastina,  además nutre y fortalece las ya existentes dando un efecto lifting inmediato

Este efecto de colagenogénesis (o formación de nuevo colágeno) de la radiofrecuencia facial provoca un resultado de contracción de la piel, luciendo más tersa y firme, y mejorando o haciendo desaparecer la indeseada flacidez o la piel naranja ocasionada por la celulitas, reduciendo el volumen y contorno de las zonas tratadas.

Pero... no solo tenemos estos efectos, sino también nos aportará a nuestra piel:

  • Mejora de la calidad de la piel, gracias a la vasodilatación producida.
  • Aumenta el metabolismo celular 
  • Mejora la oxigenación del tejido tratado.
  • A nivel del panículo adiposo mejora la vascularización, con lo que favorece las reacciones metabólicas y el drenaje linfático. Al provocar  una mayor aceleración del metabolismo de las células grasas, crea una disminución de los adipocitos y, por tanto, de los nódulos de celulitis.
Beneficios de la radifrecuencia facial.
  • La piel se hace más tersa, y gana frescura y luminosidad.
  • El óvalo facial se contrae, definición del óvalo facial si se trata todo el rostro, incluida la piel del cuello.
  • Las cejas se elevan, con lo que la mirada se mostrará más rejuvenecida.
  • El surco nasogeniano se suavisan.
  • Se reduce la papada.
  • Pómulos quedan más acentuados.
  • Disminución de pliegues o arrugas.
  • Mejora del grado de hidratación.





Keisy Martínez